ShareThis

dimecres, 29 de juny de 2011

EL FIN DE LA CIVILIZACIÓN




Ya sabiamos que la música electrónica pinchada en las discotecas produce un curioso efecto, y es que cuanto más simple y repetitiva és, más aclamada y valorada por sus adeptos, los cuales casi en actidud místico-religiosa exteriorizan su euforia al unísono con gestos, silbidos, aspavientos nerviosos y bramidos variados. ESTE VIDEO DEMUESTRA LA SIMPLEZA DE ESTE HECHO, NO OS PERDAIS COMO UN MONO TOCANDO LOS PLATILLOS PROVOCA EL EXTASIS CEREBRAL DE LA PISTA DE BAILE (Ocurre en el 1'40 min)