ShareThis

dijous, 24 de març de 2011

Lucinda Williams



Blessed

LUCINDA WILLIAMS

Fecha de publicación: lunes, 14 de febrero de 2011
Genero: Alt-Country / Americana
Edita: Lost Highway / Universal
País edición: Estados Unidos de América
Redactor: Don Disturbios

Es más que posible que este disco cierre unas cuantas bocazas, entre ellas la mía. Y lo hará porque tras el anhelado paso de Lucinda Williams por nuestros escenarios presentando el que es sin duda el álbum más flojo de su carrera, “Little Honey” (2008), somos unos cuantos los que vivíamos con cierta incredulidad las noticias de una Lucinda enamorada que acababa casándose sobre un escenario al más puro estilo Belén Esteban. Pero no nos engañemos, Lucinda Williams es una choni americana, lo cual no quita que escriba y cante con la autenticidad del que ha vivido mucho y está aquí para contarlo. Claro que de intelectual nada de nada. Lo suyo es el auténtico sabor americano alejado de los focos de lo comercial, lo fatuo o el carmesí, y cercano a esa semivacia botella de bourbon y esa hamburguesa medio mordisqueada. Sin embargo el disco presenta un par de importantes novedades. Dice Lucinda que por primera vez se ha puesto en la piel de otras personas para escribir sus canciones fuera de una óptica personal, y dice también que por primera vez se ha atrevido a escribir sobre algo que no sean sus propios sentimientos. Esos que tan a menudo la habían lanzado al abismo de las relaciones rotas y los corazones destrozados. Prueba superada. La Lucinda que se nos presenta en este extraordinario trabajo es la misma de siempre, pero diferente a la vez. Domina a la perfección el tempo lento y se nota la sabia mano de Don Was en una producción sobria y muy parca, con una sonoridad que realza las melodías y los fraseos de guitarras de unas canciones con sabor a clásico, dando prioridad a una voz que suena en primera linea, sin ambages ni efectos. Real como esa otra america de sabor rural, de comunidades en caravanas que nutren la carne de cañón en la guerra del petróleo, y que se reflejan en canciones como la desesperada y dura sonordad “The Awakening”, el excepcional blues sinuoso, bello pero crudo a la vez que es “To Be Loved” o el mágico crescendo de la canción que da título al disco.

5 comentaris:

Anònim ha dit...

Molt bò el disc. Recomanable. Crec que tinc un enllaç per ahí...

ivaxavi ha dit...

Pau, mira el DropBox, la carpeta compartida...

pau ha dit...

xavi mira a vore si pots llevar el fondo blanc del poster que no hi ha manera....

pau ha dit...

Ostia ahí esta ja!,que ràpid! mèl. no el trovaba per ningun lloc el enllaç per baixar lo.

Anònim ha dit...

Hoygan, ya encontre el link:
http://www.unibytes.com/gXGzcPSXzHgB